Propiedades del papel de aluminio

Propiedades del papel de Aluminio

El papel de aluminio es uno de los artículos más utilizados en la cocina, para envolver bocadillos, tapar platos y fuentes, o incluso para cocinar en el horno. Pero realmente, no sabemos demasiado de él, y ni tan siquiera le sacamos jugo a todo el potencial que podría tener, más allá de envolver bocadillos para el almuerzo en el cole, en el trabajo, o para un día de excursión.

El papel de aluminio comenzó a utilizarse a comienzos del siglo XX, momento en el que sustituyó al papel de estaño que se usaba para unos fines similares, gracias a que es ideal para conservar alimentos al no albergar ni promover la proliferación de bacterias y a que puede calentarse a temperaturas muy altas sin fundirse ni perder su forma, soportando también temperaturas bajo cero sin alterar sus propiedades.

De hecho, su uso cotidiano en cientos de miles de cocinas hace que solo en Europa se fabriquen 840.000 toneladas de papel de aluminio al año. De entrada, hay que advertir que da igual por el lado por el que envuelvas los alimentos. Seguro que te has fijado que el papel de aluminio tiene dos caras diferentes, una más brillante, y otra, con aspecto mate.

aluminio 2

Y puede que hayas escuchado que cada una de estas caras tiene propiedades diferentes respecto a cómo se comporta ante una fuente de calor. Pues debes de saber que estas supuestas propiedades de ambas caras es un simple bulo urbano, ya que según las empresas fabricantes de papel albal, el resultado del mate y del brillante es producto del proceso de fabricación.

Olvidándonos de los bulos urbanos, y volviendo a las propiedades del papel albal, una de las propiedades más significativas es la capacidad que tiene para crear una barrera para evitar que los olores de los alimentos se extiendan por la nevera. Y de ahí, que sea especialmente recomendable para envolver por ejemplo pescado. Además, las especiales características de plegado gracias a su maleabilidad lo convierten en un material único para envolver cualquier alimento, al adaptarse perfectamente a cualquier superficie, ya sean alimentos o envases o platos.

Además de sus propiedades para guardar alimentos en a temperatura ambiente, en la nevera, o en el congelador, el papel albal también tiene propiedades a la hora de cocinar, ya que su resistencia al calor lo convierte en un material perfecto para cocinar con la técnica papillote, ya que permite que los alimentos se cuezan en el horno en sus propios vapores y que se intensifiquen sus sabores, o en barbacoas. Recuerda también que si queremos evitar que el alimento cocinado se pegue al papel albal, lo mejor será engrasar un poco el papel. Y por si fuera poco, el aluminio es completamente reciclable, requiriendo un 95% menos de energía si lo comparamos con su primera producción ¿Qué más se puede pedir?