Siete beneficios de usar body milk y cómo aplicarlo para maximizar sus propiedades

Usar body milk o crema hidratante corporal debería estar en las rutinas de higiene y belleza de todas las personas independientemente de su edad. Pero, ¿lo aplicamos adecuadamente para maximizar sus beneficios? ¿Sigue estando nuestra piel seca tras usar body milk? Ojo, porque usar crema hidratante corporal tiene su misterio si lo que queremos es obtener grandes resultados.

Body Milk

  • Para empezar, es importante acostumbrarnos a aplicar el body milk con orden y con periodicidad: lo ideal es ponerse crema hidratante corporal tras la ducha o el baño… algo que solemos hacer por la noche o por la mañana
  • Si nos ponemos body milk después de la ducha es con razón: nuestra piel está limpia y el agua caliente dilata los poros, de modo que estos están abiertos para recibir los nutrientes mejor
  • Si además queremos mejorar los resultados, conviene exfoliar la piel, eliminándose así las células muertas. Hazlo una vez por semana con suavidad.
  • A la hora de ponernos crema hidratante corporal, deberemos hacerlo con pasadas suaves y circulares, sin frotar ni estirar la piel.

 

  • El body milk ayuda a combatir la sequedad de la piel gracias a elementos como la avena, almendra el aloe vera… sustancias que hidratan la piel y la suavizan
  • No obstante, no es la única manera de mantener la piel hidratada: es importante beber agua al día, usar cremas para protegernos frente a la exposición solar y el viento, favorecer la transpiración y cuidar la alimentación
  • ¿Qué pasa si nos olvidamos del body milk? Por un día no pasa nada, pero si dejamos de usar crema hidratante, nuestra piel soportará peor el paso del tiempo y se verá más afectada por el clima, presentando aspereza, tirantez, rugosidad e incluso irritación

Si todavía no has incluido el hábito de ponerse body milk, propóntelo como propósito para este año 2020, tu piel y tu salud te lo agradecerán.