Cómo poner bien la lavadora

Cómo poner bien la lavadora

Puede parecer tonto, pero más personas de las que pensamos no saben cómo poner la lavadora. No nos entiendas mal: todo el mundo sabe meter un montón de prendas en el tambor y pulsar el botón de encendido, pero lavar bien es un arte que se perfecciona con los años. No obstante, estas son las normas básicas para que tus prendas salgan limpias y duren muchos años en perfecto estado.

  • Separa la ropa por colores. No es cuestión de hacer 30 montones, solo tienes que separar colores claros de los oscuros.
  • Antes de lavar una prenda nueva por primera vez, lee sus etiquetas, estas te informarán de si se puede lavar en lavadora o no, si destiñe, etc. Si no tienes muy claro qué significan los símbolos, puedes leerlos aquí.
  • Compra detergente específico para lavadora y, a ser posible, que se corresponda con el tipo de ropa. Por ejemplo, hay detergentes para prendas delicadas o para prendas oscuras.
  • Puedes introducir el detergente en el cajetín ( en el espacio con el dibujo II, para una carga ligera, o I para una carga completa y/o con prendas más sucias) o en el tambor, con un cazo especial.
Cómo poner la lavadora

Fuente: ecolaundry

  • Ojo con la cantidad de detergente. Sigue siempre las instrucciones del fabricante y ten en cuenta que no por añadir más jabón de la cuenta va a quedar más limpia. De hecho, tus prendas podrían perder color.
  • Selecciona programa de lavado y temperatura. Si eres novato, mejor que te decantes por la temperatura fría y programas delicados. Eso sí, a mayor temperatura, más limpia quedará la ropa, pero hay más riesgo de teñido.
  • Si es posible, selecciona la velocidad del centrifugado. A más revoluciones, más seca saldrá la ropa, pero tu ropa sufrirá más.
  • Tiende la ropa nada más termine el programa, para evitar que cojan humedad y olores. Cuélgala en espacios con luz y calor, con una buena corriente de aire.
  • Tíendelas bien estiradas y del revés.
Cómo limpiar las bayetas

¿Cómo limpiar las bayetas?

Raro es encontrar un baño o una cocina desprovista de una bayeta. Y es que este util de limpieza es uno de nuestros más fieles aliados contra la suciedad: una mesa repleta de migas, una encimera con restos de pescado, un lavabo salpicadolas bayetas no nos fallan: secan, limpian y recogen la suciedad. Pero, ¿sabes cómo limpiar las bayetas adecuadamente? ¿cómo higienizarlas?

Coincidirás con nosotros con que es difícil encontrar algo que huela peor que una bayeta. No es para menos: contienen hasta 6 veces más bacterias que la superficie de un wc. Así que para seguir limpiando con eficacia te queremos dar una serie de consejos sobre cómo usar y limpiar una bayeta.

Usa bayetas diferentes para cada cosa

Siempre que sea posible, emplea una bayeta para cada zona que uses. Obviamente no vas a usar la misma bayeta para el baño y la cocina pero nosotros vamos más allá: no uses la misma bayeta para limpiar platos que para la encimera. Así actuarás de manera más higiénica y además, te durarán más.

Puedes lavarlas en lavadora

Aunque debes limpiarlas tras cada uso, recuerda que tanto las esponjas como las bayetas pueden ser lavadas con mayor profundidad en la lavadora. Eso sí, te recomendamos que las pongas en remojo y las enjuagues antes para evitar restos de grasa. Tras su lavado, deja que se sequen completamente.

Déjalas en remojo

Se recomienda dejarlas en remojo al menos una vez a la semana con un chorrito de lejía. No escatimes el tiempo. Además, también puedes usar vinagre o limón en caso de que contengan grasa. Insistimos: escúrrela bien y deja que se seque del todo.

¿Cómo desinfectarla?

Aunque la lejía es efectiva, también puedes meter las bayetas en agua hirviendo y dejarlas cocerdurante al menos 5 minutos. Después aclara con agua abundante. Otro truco aún más rápido es el microondas. Mételas 3 minutos en el microondas y deja que este electrodoméstico aniquile las bacterias. Eso sí, ¡cuidado al sacarla!

Sobras de Navidad: Las mejores recetas de aprovechamiento

Sobras de Navidad: Las mejores recetas de aprovechamiento

Se acaba la Navidad y toca volver al trabajo, la cuesta de enero y la visión en lontananza de la operación bikini. Para sujetar el bolsillo y ya de paso dar salida a esas sobras que han quedado en las opíparas comidas y cenas navideñas os damos algunas ideas de recetas de aprovechamiento.

Aunque las Navidades sirvan de pretexto, estas recetas servirán para preparar las comidas de la semana porque además de ser muy baratas, se conservan genial en envases de aluminio para poder calentar en un momento o simplemente, un día ajetreado.

  • Lasaña. Todo un clásico que admite que nos salgamos más allá de la clásica receta de carne. Puedes rellenarla de espinacas y queso, vegetales y/o de temporada como puede ser la calabaza, restos de carnes o pescado. La esencia es siempre la misma: compra las placas de lasañas y sumérgelas en agua caliente. Por otro lado, prepara el relleno con las sobras. Para que ligue mejor, incorpórale una bechamel o algo de queso. Rellena las capas y cubre con bechamel, tomate y queso. ¡El horno hará el resto!

  • Croquetas. Otro clásico de la gastronomía patria que nos permite aprovechar restos del cocido, marisco, unas setas que tenemos en la nevera, embutido, etc. Como antes, crea una bechamel con los ingredientes y cuando se enfríen, haz bolitas con la masa y rebózalas con huevo y pan rallado. Ya solo queda freír o incluso congelar para otra ocasión en una tarrina.

  • Tortilla y revueltos. Sí, te encanta la tortilla de patata, pero la tortilla de espinacas, ropa vieja, gambas, bacalao o vegetales nos resuelven rápidamente una cena. Simplemente integra los restos con abundante huevo y fríe en una sartén.

  • ¡Al rico bocadillo! ¿Te ha sobrado carne mechada? ¿Pollo asado? ¿Restos de ternasco? ¿Qué te parece si los tuneas con unos vegetales que tengas por la nevera y mezclas esos restos de cordero con una rica salsa de yogur, o el pollo con salsa de mostaza? Desde luego, unos bocatas de lo más deliciosos y resultones. O sino, unas fajitas.

crema hidratante

Por qué es importante usar crema hidratante

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y el primero que entra en contacto con el exterior, por lo que sirve como protección e interacción con el medio. Sorprendentemente, la piel de las mujeres es distinta a la de los hombres, siendo esta última más gruesa, fuerte y productora de más sebo. Al actuar como barrera, debe estar en estado óptimo para evitar sequedad, grietas o descamación, afectando su equilibrio natural y posibilitando la entrada de agentes externos de todo tipo, por eso es tan importante su hidratación. Una piel no hidratada favorece la existencia de arrugas, manchas y flacidez, entre otras cosas. Para ello, qué mejor que incorporar la crema hidratante a nuestra rutina diaria de higiene, independientemente de nuestra edad o la época del año.  Leer más

Consejos de congelación

Consejos de congelación: ni se te ocurra congelar estos alimentos

Puede que si preguntas a pie de calle qué aparato es el favorito de la gente, la televisión, el móvil o el ordenador ocupen los primeros puestos. Pero ¿qué haríamos sin la nevera o el congelador? Electrodomésticos que ayudan a almacenar nuestros alimentos en óptimas condiciones, y que además, en el caso del congeladorconstituye una herramienta fundamental para salir de un apuro y tener una despensa a prueba de catástrofes naturales. Leer más

Manualidades para Halloween con papel higiénico: muñecos terroríficos

Sí, puede que Halloween sea una fiesta moderna implantada de la cultura anglosajona, pero qué fácil es entretener a los niños, disfrutar de una peli de miedo o disfrazarte con lo tengas por casa. Al final, todo consiste en pasar un buen ratoAl margen de todo esto, y dado que queda muy poco para celebrar esta fiesta, hoy os traemos una manualidad para tunear la casa usando material escolar y algo tan común como los rollos de papel higiénico o de papel de cocina. Para la elaboración Manualidades para Halloween con papel higiénico necesitaremos: cola blanca, tijeras, rotuladores y témperas (sobretodo negro), cartulina negra, pinceles e hilo de pescar.  Leer más